Noticias

6/recent/ticker-posts

Las mujeres que dejaron huella en las 500 millas de Indianápolis

Este es un mes de mayo muy particular, ya que por razones que ya sabemos las 500 millas de Indianápolis han sido pospuestas. Pero esto nos brinda la oportunidad de recordar a las mujeres que han sido partícipe de esta prestigiosa carrera. 

Janet Guthrie


La primera en correr en el Brickyard ha sido Janet Guthrie  intentando clasificarse  en 1976 donde luego de pasar el "programa de orientación de novatos" experimentó numerosos problemas mecánicos lo cual impidieron que realizara un tiempo en clasificación, quedando fuera de los 33 participantes. Regresó en 1977 y logró entrar a la competencia, pero su motor falló relegándola a un 29no lugar, pero haciendo historia al ser la primera mujer en clasificarse. Logró clasificarse 15ta y terminar 9na al año siguiente, incluso corriendo con una fractura en una muñeca. Su última participación fue en 1979 sin acabar la prueba luego de clasificar 14ta, quedando sin correr en 1980. 

Lyn St.James 


No fue hasta 1992 que una dama logró competir en la Indy 500, siendo Lyn St.James quien entró a la carrera en un chasis Lola con motor Chevrolet del equipo Dick Simon Racing, donde quedó en una gran 11ra posición, siendo la primera ganadora del premio "mejor novato de Indy 500" a los 45 años. En el 94 logró una excelente 6ta posición en la clasificación, pero tuvo problemas en carrera y acabó 19na. En sus nueve apariciones a Indy se clasificó a 7, siendo la última en 2000 a los 53 años. 

Sarah Fisher


En el año 2000 por primera vez se encontraron dos competidoras en Indianápolis, ya que Sarah Fisher logró entrar a la selecta parrilla de pilotos a sus 19 años, teniendo en total nueve participaciones, de las cuales las últimas tres fueron como piloto y propietaria de su propio equipo Sarah Fisher Hartman Racing. Luego de su retiro a finales de 2010 se concentró en dirigir su propio equipo el cual estuvo hasta 2015, cuando dedicó sus esfuerzos a su pista cerrada de karting.  Fisher es la que más participaciones tiene con un total de nueve. 

Danica Patrick. 



En 2005 Danica Patrick rompió todas las barreras, al clasificarse en 4ta posición, y luego en carrera recuperarse de un incidente en pista para liderar vueltas, siendo la primer mujer en lograrlo, perdiendo la punta a pocas vueltas del final para finalizar 4ta. De sus ocho participaciones, seis fueron entre los 10 mejores, teniendo como mejor resultado un espectacular tercer lugar en 2009. Casualmente su última carrera como piloto profesional fue la de 2018.

Milka Duno


La venezolana Milka Duno llegó a la categoría de la mano de Samax Racing en 2006 proveniente de la Grand Am Series, terminando 31ra luego de un choque. Tuvo dos participaciones más con Dreyer and Reinbold Racing los años siguientes, quedándose sin clasificar para la edición 2010 que a la postre sería su último año en la categoría. 

Simona de Silvestro



La suiza Simona de Silvestro llegó a IndyCar en 2010 luego de pelear el campeonato de la Champ Car Atlantic en 2009, clasificándose con éxito para la Indy 500 en su primer intento siendo 14ta y coronada como "novato del año" con el modesto equipo HVM. Regresó cuatro veces mas a las 500, compitiendo por ultima ocasión en 2015 con Andretti Autosport, donde luego persuadió otras categorías como Formula E y los V8 Supercars de Australia. 

Bia Figuereido


La carismática brasilera Bia Figuereido compitió cuatro veces las 500, teniendo como mejor resultado de partida 13ra en 2012, y su mejor participación fue la de 2013 cuando sin mayores inconvenientes terminó 15ta en la vuelta del puntero con Dale Coyne Racing.

Pippa Mann


Luego de persuadir una carrera en Europa, Pippa Mann emigró a EEUU en 2009. En 2011 hizo su debut en la gran carrera, clasificando 32da en una clasificación muy reñida en la que muchos equipos de tiempo completo y gran calibre quedaron por el camino. La británica cruzó la linea de meta  en una decente 20ma posición. Regresó en 2013 como compañera de Figuereido en Dale Coyne Racing, siendo la primera vez que un mismo equipo tenía a dos mujeres bajo la misma escuadra, clasificándose para todas las ediciones hasta 2018 donde quedó eliminada en el bump day. Se pudo reivindicar en 2019 con un 16to lugar. Para este 2020 busca los recursos para intentar regresar a las 500. 

Katherine Legge


La versátil británica ha corrido en muchas categorías, teniendo un reconocimiento por ser una buen piloto de desarrollo en el cual estuvo por ejemplo en el Delta Wing por varios años. En 2006 y 2007 había competido en la serie CART, para luego emigrar al DTM. Pero uno de sus pendientes eran las 500 millas de Indianápolis donde participó en 2012 y 2013. Su carrera ahora está centrada en los Sports Cars, pero su ambición es regresar tan pronto como sea posible. 

Mención especial

Desiré Wilson intentó clasificarse en las ediciones entre 1982 y 1984. La sudafricana que intentó persuadir una carrera en el mundial de F1 en los 80, luego de su exitoso por la Aurora F1 británica el cual llegó a ganar una carrera (siendo la primer mujer en ganar una carrera con un auto de F1) se inscibió con un espectacular chasis Eagle 81 de Theodore Racing, y todo iba bien hasta que Gordon Smiley falleció en entrenamientos, y como eran viejos conocidos en categorías europeas afectó mucho a Desiré, pero sin embargo intentó clasificarse pero problemas de motor lo impidieron. Los dos años siguientes sufrió el mismo destino y nunca logró entrar en la parrilla de 33 pilotos. 

Amber Furst intentó participar en 1982, pero la USAC le requirió un test o la participación en el evento previo que se disputó en Atlanta Motor Speedway para que se pudiera adaptar a este tipo de vehículo, sin embargo ella no se inscribió ni realizó ningún entrenamiento, por lo que le negaron la participación en las 500 Millas de Indianápolis y no regresó.